Employee Experience. ¿Cómo haces sentir a tus empleados?

Hoy en día, en la era conectada y transparente en que vivimos, todo el mundo tiene acceso a casi cualquier tipo de información en la red. Si a esto le sumamos las exigencias de las nuevas generaciones millenials (generación Y)  y centennials (generación Z), que buscan compañías más responsables y justas con la sociedad en general (ya sean ciudadanos, clientes o candidatos), nos encontramos con que las reglas del juego están cambiando.

Del mismo modo que un consumidor compara productos y servicios, o busca opiniones, recomendaciones y comentarios sobre las marcas en Internet, los profesionales realizan sus búsquedas de empleo basándose principalmente en la experiencia de anteriores candidatos (como ya expliqué en este post) y en aquello que cuentan los propios empleados actuales y pasados.

Employee Experience (EX). ¿Qué es y qué no es?

Por todo lo anteriormente dicho, es primordial trabajar en la Employee Experience o experiencia del empleado desde que este inicia el proceso de selección, durante la incorporación, a lo largo de su desarrollo en la compañía y en el fin de su recorrido en la misma. En definitiva, desde su primer contacto hasta el último, porque cada etapa del ciclo de vida del trabajador influye en sus sentimientos en relación con la entidad.

Maya Angelou dijo una vez “La gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir”. De eso trata la Employee Experience, de cómo haces sentir a tus trabajadores.

En relación a esto, existen varios factores que afectan al bienestar y comportamiento del empleado en y hacia la empresa. Se trata especialmente de factores ambientales como la cultura corporativa (costumbres, creencias y valores), la tecnología que tienen a su disposición (ordenadores, sistema operativo, aplicaciones o plataformas informáticas, impresoras, móviles, material de oficina, maquinaria industrial, herramientas…) o el espacio físico donde trabajan (pantallas, escritorio, silla, el diseño de la oficina, la luz natural, la temperatura, los espacios para el descanso o entretenimiento, el comedor…). Aunque es evidente que no se pueden descartar otros como el trato de los jefes o supervisores, el reconocimiento recibido, la relación con los compañeros o las condiciones laborales (véase distancia, horarios, salario económico y emocional, etc.).

En base a todo ello, es indudable que la Employee Emperience NO solo forma parte de funciones que desempeña el Departamento de RRHH, sino que se trata de un conjunto de variantes que involucran a diferentes áreas de la compañía.

Tampoco se puede encasillar dentro de la estrategia de Employer Branding o marca empleadora, porque va más allá del mero reclutamiento y de resultar atractivo para el candidato. Se centra en la experiencia cotidiana de las personas que ya forman parte de la entidad, pero sin entrar en la moda del “siéntete bien” o “diviértete en el trabajo” a través de beneficios como gimnasios, mesas de pin-pon o billar, clases de meditación o similar. Estas pueden ser algunas acciones para mejorar la satisfacción o compromiso, pero no es lo único, no es EX.

Pasos para crear Employee Experience

  1. Definir el “Employee Persona”. En ventas se denomina “Buyer Persona” y en reclutamiento “Candidate Persona”, por lo que ahora hablaremos de “Employee Persona”. Sea como sea, en cualquiera de los tres procesos es importante conocer a nuestro público objetivo y definir el ideal en base a la personalidad, los gustos e inquietudes, las frustraciones y motivaciones, los objetivos de dicho individuo… Además, en este caso, resulta imprescindible también descubrir las sensaciones que ha experimentado en cada una de las etapas vividas en la organización.
  2. Establecer la EVP (Employee Value Proposition) y la experiencia deseada. Una vez que se conoce el tipo de trabajador que se tiene en la compañía y se ha definido el usuario idóneo, debemos pasar a formular la Propuesta de Valor para el Empleado. Esta estará basada en el conjunto de compensaciones, condiciones y planes de desarrollo o formación, pero también del estilo de liderazgo, cultura corporativa, ambiente laboral o metodologías de trabajo. Todo ello dará lugar a la Employee Experience que se pretende que viva la plantilla.
  3. Implementación de la nueva EX. Como en cualquier plan, antes de pasar a la implementación propiamente dicha, primero hay que concretar objetivos, acciones, calendario, presupuesto y equipo de trabajo. Cuando todo ello está claro, comenzará la puesta en marcha en base a lo indicado anteriormente. Recuerda que la EX va desde la toma de contacto hasta el día de salida del empleado (o incluso después), por lo que la implementación deberá contemplar todas las etapas. Comunicar de manera constante y transparente, facilitar herramientas y recursos para desarrollar el trabajo correctamente, establecer objetivos del empleado y aclarar dudas al respecto, generar un plan de formación, asignar responsabilidades e incrementarlas con el paso del tiempo, conceder un coach para el proceso, dar voz y voto a la plantilla, ofrecer feedback sobre su trabajo,… Todo ello forma parte del cuidado del día a día, de la experiencia del empleado.
  4. Medición de los resultados. El plan de EX es un proceso que nunca finaliza. Debe estar en continuo análisis y redefinición para adaptarse a los cambios y nuevos perfiles de trabajador. Por ello, la medición de los resultados es primordial. Se tiene que conocer cómo ha ido evolucionando la experiencia del empleado y si finalmente se ha alcanzado la deseada. En este sentido, contar con los siguientes KPI’s puede ser de ayuda:
  • Índices de absentismo y presentismo
  • Número de bajas laborales
  • Porcentaje de rotación
  • Satisfacción laboral
  • Participación de los trabajadores en las acciones organizadas
  • Referencias de candidatos por empleado

No hace falta decir que, si se llevan a cabo todos estos pasos minuciosamente, mejorarán los KPI’s propuestos, además de la motivación y el compromiso, y esto a su vez derivará en una mayor competitividad en la guerra por el talento.

Anuncios

4 comentarios en “Employee Experience. ¿Cómo haces sentir a tus empleados?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s